Mensaje de Año Nuevo
El Año Nuevo comienza, y con ello también los planes y proyectos que anhelamos cumplir. Llena tu corazón de fe este nuevo año, ¡porque Dios está de su lado y hará grandes cosas en tu vida! 
Después de tantas dificultades y desafíos que hemos enfrentado en el año que se fue, es posible que estemos cansados ​​de corazón y mente, sin ánimo ni grandes expectativas, solo esperando que sucedan cosas en nuestras vidas.
Tal vez tengamos miedo de hacer nuevos planes y volver a decepcionarnos nuevamente. Nos sentirnos desanimados por comenzar nuestro viaje nuevamente, poner en práctica las lecciones aprendidas y reunir fuerzas dentro de nosotros para seguir adelante.
Sin embargo, esto no es lo que Dios quiere para nosotros. Él nos ofrecerá un año de renovación, en el que podremos sanar todas nuestras heridas, liberar los miedos y traumas que pesan sobre nuestros corazones, y podamos tener una vida tranquila, en paz con nosotros mismos y con el mundo que nos rodea.
 
Dios quiere ofrecernos un tiempo de victoria y bendición infinitas, en el que tendremos éxito en todos nuestros pasos y cosecharemos las recompensas de toda la fuerza y ​​el coraje que hemos demostrado en tiempos pasados.
Dios quiere presentarnos una nueva vida, en la que tengamos mucho que agradecer y poco que lamentar. Sin embargo, debemos estar dispuestos a confiar en su poder. Debemos estar dispuestos a entregar nuestros corazones en sus manos, y permitirle que guíe nuestros pasos y dirija nuestro futuro de acuerdo con su voluntad.
Lo que esperamos no siempre corresponde a los planes de Dios para nuestra vida, pero su forma de actuar siempre es mucho mejor que la nuestra, y cuando dejamos la necesidad de controlarlo todo y anteponemos la fe a cualquier deseo personal, nos sorprende grandes milagros.
 
En este Año Nuevo que comienza, abre tu corazón a todo lo que Dios tiene para ofrecerte. Ora siempre que necesites de su apoyo, confía en Él tus secretos más íntimos, y deja que la llama de la esperanza viva en ti, porque las victorias que vendrán durante el camino de la vida serán grandes y poderosas.
Confía en que Dios estará siempre a tu lado, que te cuidará y te protegerá de las «caminos agrietados» que tengamos que transitar. Él no te abandonará y hará de este año, un año de transformaciones, donde serás mucho más feliz y bendecido de lo que puedas imaginar.
¡Que tengas un feliz año!
Mensaje del editor de AcontecerCristiano.Net

AcontecerCristiano.Net

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here