Ex arquero brasileño Gomes

El ex guardameta brasileño, reconoció la acción de Dios en cada etapa de su vida, asegurando que Dios le dio más de lo que pidió. «Sin Dios nada somos», dijo.
El futbolista Gomes, hizo declaraciones acerca de su fe, en una entrevista de un programa de Radio Trans Mundial de Brasil. Dijo que venía de una infancia pobre y que, como muchos niños, soñaba con ser futbolista. Si el sueño se hacía realidad, planeaba darle un hogar a su familia. 
Sin embargo, su sueño era pequeño comparado con los planes de Dios para su vida. Gomes, que nació en el interior de Minas Gerais, dijo que le gustaba “jugar a la pelota con sus amigos”, pero que no pensaba en ser un jugador profesional.
Al hablar de las dificultades de su vida económica, recuerda que su padre solía sembrar, pero que las ganancias de la plantación ya no eran suficientes para mantener a la familia. “Mi madre empezó a trabajar en una empresa de reforestación. Ella mataba hormigas”, dijo. 
A los 14 años, sentado bajo un árbol, Gomes vio a su madre muy triste. “Estaba calentando agua en la estufa de leña”, dijo, recordando las palabras de su madre diciendo que “no podría darle algo mejor a la familia”. 
“Fue ese día que dije que sería futbolista. Si no fue el plan de Dios, creo que Dios trajo a la existencia lo que no existía, como dice la Biblia”, citó. 
Gomes recuerda que su madre se rio cariñosamente de sus palabras. “Pero ahí es donde empezó todo”, dijo, reconociendo que Dios escudriña los corazones
“Fue una caminata larga. Legué a Cruzeiro en 2000, a los 19 años. Todavía no me había entrenado como portero”, dijo.
“Y Dios preparó todo. Solo había pedido una casa para mi madre, pero Dios lo dio todo, e incluso con el equipo de mi corazón. Me gusta citar Efesios 3:20, donde dice que Dios hace infinitamente más [de lo que pedimos o pensamos]», dijo.
“No tenía muchas ambiciones y vivía a un nivel en el que no podía soñar tanto. Llegar al Cruzeiro ya fue la cúspide de mi carrera. Sé que el 95% de los jugadores no logra grandes logros. Pocos pasan por el embudo”, comparó. 
Gomes mencionó las dificultades financieras y las ocasiones en las que no tenía «nada para comer» y «nada que ponerse». 
Señala un camino largo y arduo. Continúa: “No somos dignos de lo que Dios nos da, pero tenemos que perseguirlo. Dios me dio un crecimiento sobrenatural”, dijo.
“El plan de Dios comienza desde el vientre de nuestra madre, como dice la Biblia”, reconoció. “Sin Dios no somos nada, sin importar lo que estemos viviendo. Todos pasamos por luchas, pero somos más que vencedores en Cristo Jesús”, continuó.
“Antes conocía a Dios de oídas, ahora como Job lo conozco cara a cara y sé lo difícil que es el desierto. Mi vida hoy gira en torno a eso, no hago nada sin consultar al Señor”, concluyó.

AcontecerCristiano.Net

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here