Niña de Asia Central

Una niña cristiana de 9 años, que estaba sola en su casa, oró por un policía que llegó buscando cristianos para arrestarlos. El oficial se conmovió de la fe de la pequeña y entregó su vida a Jesús.
El suceso tuvo lugar en un pueblo de de Asia Central, donde ser cristiano es un crimen, una situación que podría haber terminado con graves consecuencias para la familia de un pastor que ejerce en secreto, terminó en un poderoso testimonio de liberación y salvación.
Según el ministerio Open Doors, la hija del pastor, una niña de 9 a 10 años, estaba sola en casa cuando un oficial de policía llamó a la puerta buscando a su padre para arrestarlo. «Estoy buscando al Sr. X. ¿Vive aquí?»
La niña respondió: “Sí, es mi padre, pero no está en casa. Si quieres, puedes entrar y esperarlo”. El policía entró a la casa y esperó a que regresara el pastor. 
El líder cristiano tardó un poco en regresar, por lo que la niña dijo que era hora de comer y preparó una comida para ella y el policía. Antes de comer, la niña dijo: “Estoy acostumbrada a orar antes de las comidas. ¿Tú también haces eso?”.
El policía dijo que no. Y ella oró: “Padre Celestial, muchas gracias por cuidarnos y por esta comida. Gracias, Señor, por traer a este buen hombre a nuestro hogar. En el nombre de Jesús, amén».
Intrigado, el oficial quedó impactado por el amor mostrado por la niña cristiana, y cuando el pastor llegó a casa, dijo: “Su hija fue muy amable conmigo. Ella oró y me dijo que era un buen hombre, pero yo sé que no soy un buen hombre». 
Entonces, le pidió al pastor que le hablara más sobre su fe cristiana y después de escuchar el Evangelio, decidió convertirse. “Yo también quiero seguir a Jesús”, declaró el policía perseguidor, que había ido a la casa del pastor para arrestarlo pero terminó convirtiéndose también en cristiano

AcontecerCristiano.Net

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here