Una mujer nigeriana sufrió violencia extrema de radicales islamistas; su esposo fue asesinado, sus hijos estuvieron cerca de perder la vida, pero ella respondió a la persecución con fe: “Todo lo que me pasó, me acercó más a Dios”.
La mujer cristiana, a quien llamaremos Amina, vive en Maiduguri, Nigeria, la ciudad donde nació el grupo radical Boko Haram en 2002. Desde entonces, los habitantes de la ciudad y sus alrededores han sufrido el terror sembrado por el grupo islámico.
Amina y su familia tienen cicatrices literales y figurativas de los violentos ataques que han sufrido los cristianos en Nigeria, en una persecución cruel e implacable contra el pueblo de Dios.
Amina, su esposo Daniel y sus cinco hijos eran miembros activos de la iglesia del pueblo. La noche del 2 de octubre de 2012, la familia se encontraba en su casa viendo la televisión, cuando de repente tocaron la puerta de la residencia.
Vieron a hombres armados invadir su casa, gritando órdenes a la familia. “A los niños les dijeron que se acostaran en el piso y vi que metían a mi esposo adentro. Le preguntaron a Daniel: ‘¿Dónde están las llaves de tu auto? ¿Dónde están tus documentos? ¿Dónde está tu dinero? Se llevaron todo, todos nuestros documentos y nuestra ropa”, recuerda Amina. 
Entonces uno de los terroristas dijo: “Hoy es su día; el mañana no es tuyo”. Amina se dio cuenta con horror de que el grupo pretendía matar a su esposo: “Cuando escuché esto, comencé a orar”, informó.
Los terroristas llevaron a Daniel y sus hijos al patio de la casa y empezaron a exigirles que renunciaran a Jesús. “Los atacantes dijeron: ‘Si no vas a renunciar a Cristo, te vamos a matar hoy‘”.
El esposo y los hijos se negaron a negar a Jesús. Daniel fue asesinado por los criminales mientras hacía su última oración al Señor. Amina vio cómo los radicales trataron de hacer lo mismo a sus hijos, mientras huían.
Amina gritó pidiendo ayuda, muchos vecinos ya habían huido, pero una mujer acudió en su ayuda y llamó a la policía. Los niños heridos sobrevivieron milagrosamente después de ser admitidos en el hospital durante un mes.
Cinco años después del ataque a su familia, Amina volvió a experimentar la violencia extrema de los intolerantes. El 20 de junio de 2017, ella y otras 15 personas (10 hombres y 5 mujeres) viajaban a un funeral. “Estábamos hablando dentro de la camioneta. Luego escuchamos disparos”, recuerda Amina. 
Era Boko Haram otra vez. “Empezaron a dispararle al auto. Todos tirados en el suelo de la furgoneta. Solo dije: ‘¡Jesús, Jesús, Jesús, ten piedad de mí! Señor, si muero hoy, ¿qué pasará con mis hijos huérfanos? Me prometiste que me quedaría con los niños y que sé por qué no morí antes, ¿por qué ahora? Así que simplemente dije: ‘Señor, hágase tu voluntad’”, contó Amina.
La mujer recuerda que estaba en silencio, orando el Salmo 118:17: “No moriré, sino que viviré para anunciar la obra del Señor”.
Los militantes de Boko Haram mataron al conductor y a todos los demás hombres en la camioneta. Amina sufrió tres heridas de bala. “Después de eso, mi mente se aceleró, como si estuviera muerta”, dice ella.
Cuando Amina recuperó el conocimiento, se encontró en el denso Bosque Sambisa, un conocido bastión de Boko Haram. El grupo terrorista está tan arraigado en la región que pudo someterse a una cirugía para extraerle las balas. 
Más tarde supo que algunas de las mujeres que viajaban con ella en la camioneta también habían sido secuestradas. Durante las siguientes cinco semanas en cautiverio, las mujeres oraron y ayunaron.
Los hombres de Boko Haram los desafiaron a renunciar a su fe en Jesús. “Solían enviar a su imán (maestro musulmán) para que viniera y nos predicara, y después de la predicación preguntaban: ‘¿Quién de ustedes quiere renunciar a Cristo por la libertad?’”, recuerda Amina.
Llenas de coraje, las mujeres se negaron a renunciar al evangelio. “Por Su gracia, todos unimos nuestros corazones y dijimos, ‘No denunciemos a Cristo. Para nosotros el vivir es Cristo, pero el morir es ganancia‘”.
Después de negociaciones con el gobierno, las mujeres fueron liberadas. “La gente me recibió [en casa] y estaba muy emocionada. Entré en una habitación, me arrodillé y oré antes de irme y solo estaba agradeciendo a la gente. Empecé a cantar:  Por tu gracia estoy viva / Por eso estoy cantando / Jehová me salvó la vida”, testifica Amina.
Ahora solo me enfoco en Dios y mis hijos. Todas estas cosas que me han pasado hacen que me acerque cada vez más a Él”, dice Amina, quien pide a los cristianos de todo el mundo que oren por los cristianos de su país y por el fin de la amenaza de Boko Haram en Nigeria.

AcontecerCristiano.Net

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here